Artículo revisado por el Comité de Psico.mx

Hablamos de la atención de problemáticas de baja complejidad en las que el orientador ayuda a las personas a superar dificultades cotidianas, crecer interiormente y mejorar sus relaciones.

Orientación y consejería psicológica

La orientación y consejería psicológica es un proceso dirigido a la atención oportuna de problemas psicológicos de baja complejidad. Corresponde a un primer nivel de atención en salud, es decir, a intervenciones de índole educativa, en donde se enseñan formas de prevenir dificultades en la comunicación interpersonal, se brindan conocimientos básicos sobre auto-control, solución de problemas, control del estrés y manejo de la crisis; o se detectan algunos comportamientos que aún no son disfuncionales, pero que podrían llegar a serlo sin una orientación adecuada.

Estas intervenciones dirigidas a poblaciones de bajo riesgo, pretenden fortalecer estilos y habilidades de afrontamiento ante los problemas de la vida diaria, prevenir el desarrollo de trastornos psicológicos y realizar la detección oportuna del nivel de riesgo en que se encuentra la persona, con el propósito de orientar oportunamente hacia la búsqueda de las mejores alternativas de solución.

shutterstock-372656629.jpg

¿Por qué debo ir a consejería psicológica?

Si estás pensando que la consejería psicológica te podría ayudar, a continuación te presentamos algunas preguntas que debes hacerte:

  • ¿Te sientes realmente triste, frustrada(o), o sola(o)?
  • ¿Te sientes especialmente molesta(o), fastidiada(o), o fuera de control?
  • ¿Te sientes muy ansiosa(o), preocupada(o), o culpable?
  • ¿Has tenido problemas graves en casa, en la escuela, o en tu vecindad?
  • ¿Has notado algunos cambios en la manera de dormir, comer, o en la forma que piensas y sientes sobre la vida?
  • ¿Es difícil para ti hablar sobre estos sentimientos con tu familia o amigos?
  • ¿Tienen estos sentimientos un efecto negativo en tu vida, es decir, hacen que las tareas de la escuela y tus relaciones con la familia o amigos sean más difíciles?

La orientación y consejería psicológica no busca curar patologías mentales sino que ofrece una atención preventiva, enmarcada en la promoción de la salud (cambio de hábitos y conductas), la educación, la toma de conciencia (identificación de pensamientos que actúan como bloqueos, por ejemplo) y el desarrollo personal. Estas acciones preventivas se trabajan con personas consideradas “normales” dentro de los parámetros de la Psicología. Son personas que enfrentan sus conflictos y problemas personales en el día a día con sus propios recursos emocionales y mentales, pero quieren fortalecerse interiormente, crecer como individuos, mejorar sus relaciones interpersonales y alcanzar un mayor bienestar.

Además del trabajo individual, la orientación y consejería psicológica se puede enfocar a organizaciones y grupos que necesitan mejorar sus relaciones, mejorar algún aspecto de su dinámica grupal y alcanzar un mayor desarrollo.